Ir al contenido principal

Excavar - De Mala Gana (parte 2)







Un espacio de 3 x 3 metros de ancho y largo, de más de 2 centímetros de profundidad. Es barro fresco, aplanado, liso. Sobre él hay una serie de objetos. Algunos están hechos de barro que ya es cerámica, otros están en proceso de serlo y hay también barro fresco amontonado. Este piso de barro alude al lugar donde sucedió el encuentro y posterior saqueo de un cementerio indígena en Colombia en 1992. Lo liso del piso hace referencia a cómo quedó el lugar después del saqueo y a como estaba al principio, cuando -aparentemente- no había nada.
Al tratarse de una instalación en el suelo, la persona que cuenta la historia tiene una relación corporal con el espacio, además de que ésta puede modificar completamente la instalación. Cada vez que da un paso, cada vez que se mueve, va modificando el espacio, como una hoja de papel que se va llenando de tinta al dibujar sobre ella. La manera en que se puede escribir/excavar sobre esta superficie involucra no sólo los pies sino otras partes del cuerpo y otras acciones además del caminar: acostarse, sentarse, arrastrarse, arrodillarse, caerse y usar rodillas, manos, codos, cabeza, pies, dedos y utensilios diferentes. El propio barro es herramienta de escritura.
Excavar, modificar esta superficie como si se tratara de re-escribir el texto que ya fue escrito, la historia -el desastre- que ya pasó. Re-escribirla en un intento de examinar en mayor profundidad que fue lo que pasó exactamente.
Excavar es entonces volver a mirar, mirar el suelo, observarlo detenidamente, descomponerlo. Descubrir que hay más allá de lo que está en la superficie e intentar ir a la raíz. Origen, verdad, no es algo que interese aquí. Se trata no tanto de ir al origen del problema, como de seguir sus raíces, descubrir dónde se extienden y/o especular al respecto.


Fotos cortesía de Bar Project y Emma.

La residencia de Mónica Restrepo es una iniciativa de Emma en colaboración con BAR project.  





 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el gótico tropical (2007)

De izquierda a derecha: Oscar Campo, Luis Ospina, Oscar Muñoz, una señora de teatro, Pakiko Ordoñez, Ramiro Arbeláez, Hernando Guerrero. Tomada el 31 de Enero de 2009, en el patio de lugar a dudas .

Sobre el gótico tropical Una entrevista a Ramiro Arbeláez

M.R.\ Lo que queremos saber es -como ustedes fueron los que de alguna manera acuñaron el término gótico tropical- por un cierto gusto por el cine de terror, nos gustaría saber como lo abordaron para hablar de unas cuestiones de la realidad de Cali, o del Valle, o de Colombia.

R.A.\ Eso lo ha explicado mejor Luis Ospina en una entrevista. Digamos que las primeras sistematizaciones o racionalizaciones sobre lo que se hacía en ese momento, reconocieron a la literatura de terror y al cine de terror como influencias. No sólo en el caso de Andrés Caicedo en términos de literatura, sino también en el caso de Luis Ospina y Carlos Mayolo, quienes también expresaban que ellos eran lectores del genero de terror en literatura y visitantes consuetud…

Surface Matters - Exhibición en Glassbox con E-M-M-A

Una exhibición curada por Veronica Valentini con la participación de los 3 artistas invitados de E-M-M-A (Experimentar Modos y Métodos Artísticos) : Camille Tsvetoukine, Carlos Fernández-Pello y myself:

Ver texto acá: http://www.e-m-m-a.org/program/surface





Créditos fotográficos: Carlos Fernández-Pello.

Repertorio

Un conjunto de objetos hechos en barro sin cocer que funcionan como partitura de gestos latentes que aparecen cuando un grupo de personas interactúan con ellos. Las personas al activarlos, inventan usos y funciones imaginadas. Un repertorio de movimientos situado por fuera del lenguaje. Luego a estos objetos les pasan cosas. Se quiebran, se desbaratan y se reparan de distintas maneras haciendo aparecer nuevos objetos de sus ruinas. Estos nuevos objetos, son nombrados con palabras usadas en Colombia para llamar objetos cuyo nombre no se recuerda: cosiaca, zambumbe, pispirispi, currutaco, cuchufli, cosianfirulo.





"En Repertorio Mónica Restrepo actúa como una contadora de historias para narrar sin palabras la historia de un lenguaje perdido y en ruinas. Un lenguaje que se construía con objetos que inspiraban gestos generando ceremonias de comunicación abiertas. Al utilizarlas hoy, al intercambiarlas, creamos nuevos pactos nuevas alianzas entre cuerpos más allá de códigos heredados.&q…