Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2010

Recibo 057 / participación

Open publication - Free publishing - More art magazine
Siervo sin tierraAcción2010
Siervo sin tierra es una obra importante de la literatura colombiana escrita por Eduardo Caballero Calderón en 1954, donde se relatan los esfuerzos infructuosos de un campesino, que quiere comprarle un pedazo de tierra a sus patrones para cultivar. Pero las condiciones sociales, políticas, culturales y sociales que atraviesan drásticamente su ser, le impiden cumplir con su objetivo: como por ejemplo, la violencia bipartidista o la explotación esclavista de sus patrones. La acción consiste en borrar, tachar y desaparecer todas las palabras pertenecientes al campo semántico del vocablo tierra, de una copia del libro.Quería hacer referencia a la literatura explicada en el colegio, olvidada y nunca realmente comprendida. Construyendo una metáfora impotente que hace realmente desaparecer en el papel algo que sucede en mi país hace 50 años, utilizando la poética de las palabras y la fuerza del discurso literari…

Op.3

“En 1932 y hasta 1937 viví en Cali; en tales años conocí íntimamente a Valencia, a los suyos y su medio; el medio familiar, el terruño que tanto quiso y que vino a ser la causa del cambio de rumbo en su vida. Cali sabía que Valencia era su mejor hijo, su más pura criatura, y quiso retenerlo iniciando a mediados del 32 la creación del conservatorio que había de ser la obra perdurable en la vida de Valencia.
¿Era Antonio María Valencia un educador, un apostólico y ferviente siervo de la causa docente? No, decididamente no. Siempre nos pareció a todos como un cumplimiento de un deber que él mismo se había impuesto y que supo cumplir en su principio. Pero en el fondo de su espíritu guardó una profunda nostalgia por la vida que no realizó, por el ideal que abandonó; esta fue su tragedia; la única cualidad que él no llegó a ser cimera fue la voluntad; a ésta la hiperestésica sensibilidad, su carácter fue perdiendo firmeza; el medio acabó por vencerlo; y sus amigos, sus incontables admiradore…